Now Reading
Desconexión total: 10 días sin redes sociales

Desconexión total: 10 días sin redes sociales

¡Comparte la inspiración!

Vía: https://muymalamia.com/

Si te lo digo, ¿lo harías?

Mis 33 llegaron con una carga de estrés que ya casi no podía manejar, algo que temenos y no sabemos pero que vamos somatizando… acné, cólicos, dolores en la espalda, sueño irregular, hiper sensibilidad, y muchos otros signos de que mi cuerpo estaba: saturado.

Es de entender que en medio de la pandemia, tanta incertidumbre, la velocidad de la información y excesos varios, uno pudiera estar al borde de la locura. Yo estoy regularmente loca, más, en una conversación con mi esposo nos dijimos: el trabajo está parado, nuestra hija pre adolescente está de vacaciones y seguirá en casa obstinada pidiendo Starbucks, ya lo hemos hecho todo menos… VIAJAR.

Leimos mucho, tomamos datos importantes, y diseñamos un viaje por carretera que recorriera 7 estados. What!? Really!? Pues si, “es ahora, o nunca” y esta frase terminó de darme el impulso para decir el SI. Me propuse algo que jamás había hecho, ya lo había intentado antes, pero esta vez sería más dificil. Me reté a mi misma a estar totalmente OFF de las redes sociales.

Y se preguntarán: cómo hiciste, si trabajas con las redes, llevas clientes y eres super activa? Mi respuesta: pues haciéndolo. Llegué a ese punto de querer desconectarme del mundo digital para disfrutar a plenitud el mundo real. Ya tenia algo de tiempo sintiendo que el mundo digital me dominaba, me hacía sentir irritable, con una ansiedad permanente y ya era algo que estaba fuera de mi control.

Confieso que NO FUE NADA FACIL. Los primeros dias quería compartir tantas cosas… tomaba fotos desde el cel y me quedaba con las ganas de compartirlas en Instagram. Pero, mi voto de ayuno en las redes debía respetarse. Mi acuerdo conmigo misma era desconectarme para Volver a conectarme, conmigo y para mi.

Imagen vía: https://muymalamia.com/

Ahora, ¿qué gané con todo esto?

Lo primero que percibí fueron mejores conversaciones con mi esposo. Manejamos por trechos de hasta 10 horas, y claro que no hablamos por 10 horas seguidas, pero ir disfrutando el camino, la música, hablando de los lugares que veríamos… fue un inmediato: AQUÍ Y AHORA. Vivir la realidad real.

Con los días empecé a olvidarme un poco de la comunidad digital, de otras emprendedoras, no me malinterpreten porque les tengo un aprecio y admiración inmensos, pero dejó realmente de presionarme lo que estaba logrando “Fulanita” o lo que estaba estrenando “Perenceja” y empecé a disfrutar de mi para mi lo que yo tenía al frente. Fue liberador.

Se sintió hasta extraño. Pues ya no tendría que estar revisando mi cel a cada rato para ver las notificaciones, revisar como va el alcance del post, o si respondieron en la encuesta. Me di hasta el lujo de que se apagara mi teléfono solo por la batería y dejarlo off hasta el día siguiente. Wild, ¿no?

Se que estás pensando que soy una loca y que -quizás- llegué al extremo de algo que era sencillo de hacer antes: poner límites. Sucede que la velocidad del mundo hoy dia es fugaz, el consumo de noticias y contenidos es mounstruoso, pero digerir todo eso no siempre es así de fugaz, no para mi al menos. Poner límites y respetarlos es parte de mi regalo para mi misma.

Me hice una intervención. Por 10 días estaría sin Instagram, Facebook y Twitter. Ujum. Facebook no me costó mucho, pues no estoy tanto tiempo allí. De Twitter ya me había desconectado por algunos días, tampoco me pesaba mucho. Pero Instagram… mi gran debilidad… la única app que usé fue Whatssap, tenía que mantenerme en comunicación con mis papás.

See Also

Adicción: “Hábito de conductas peligrosas o de consumo de determinados productos, en especial drogas, y del que no se puede prescindir o resulta muy difícil hacerlo por razones de dependencia psicológica o incluso fisiológica”.

Me consideré ADICTA. Y por ello, tuve que ponerle un freno.

Eventualmente estuve jugando Design Home, que es una app para diseñar espacios y me encanta-ba. Pero cuando me vi tentada -muchas veces- a pagar $5 para comprar mas diamantes, supe que esta tenía poder sobre mi. Damn. Jugué algunos días más, pero también la eliminé.

Fueron unos 11 días en total de nuestro roadtrip por el suroeste de US, deseados y merecidos. Les contaré mas de esto, promise. Mientras les dejo: no eres Instagram, no eres lo que posteas, no eres lo que otros piensan de ti; eres un(a) guerrero(a) que se adapta a las circunstancias, que hace comida de campamento deliciosa y nutritiva, eres lo que vives y lo que aprendes, eres lo que piensas de ti misma y lo que haces por ti para seguir creciendo. De mi para ti y para mi.

Desconectarme para volverme a conectar.

Gracias a Lucía por compartir esta pieza que nos inspira a desconectarnos y conectarnos con lo que realmente importa. Cuéntanos ¿qué te parece hacer unos días de detox de redes sociales? ¿te apuntas?

What's Your Reaction?
Brutal
0
Cool
0
Interesante
0
Nah
0
Ni fu, ni fa
0
View Comments (0)

Leave a Reply

Your email address will not be published.

© 2020  Los Neopublicistas
Todos los derechos reservados.

Scroll To Top