guillermo del toro

El triunfo es un instrumento de tortura